Hace unos meses todos los informativos se hacían eco de la propuesta de un partido político por censurar (para que vamos a andarnos con eufemismos) aquellas actividades que una familia considerara no coherentes con sus propios principios. Más allá de mostrar mi posición en dicha cuestión (ya es conocida) y ante las imágenes que podemos ver en los medios de información y redes sociales sobre el efecto beneficioso del confinamiento en el medio ambiente del planeta, no me queda otra cuestión que reflexionar sobre si este virus no es más que la activación del PIN TERRESTRE, de la censura clara de la Tierra sobre nuestro modo de vida.

Una lectura que me recomendaron hace unos años fue la obra de James Lovelock “La venganza de la Tierra”. En ella, el autor, científico, inventor, químico…. relataba su teoría de GAIA, haciendo referencia al carácter autónomo y autorregulado de la Tierra como un ente propio. En sus páginas, con multitud de ideas y afirmaciones, algunas me resonaron con mucha fuerza. La idea de que la Tierra se estaba rebelando contra el ser humano y que éste/a era (más o menos) como un virus o parásito al que se iba a quitar de una sacudida, me hace reflexionar sobre la posible conexión (por muy remota) entre este “Covid19”  y las hipótesis de Lovelock.

¿Podría ser el virus “otro” mecanismo de defensa de este organismo vivo de nuestra Tierra?

https://www.20minutos.es/videos/tecnologia/4202992-el-covid-19-un-respiro-para-el-planeta/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-51664432

https://www.lavanguardia.com/natural/20200316/474188625832/contaminacion-aire-coronavirus-imagenes-satelite-italia-esa.html

Cuando la activista sueca gritaba a “los cuatro vientos” que era necesario un cambio y la única respuesta (por parte de los que mandan) era un sonoro silencio, en el mejor de los casos, una burla sobre su edad u otros aspectos…. no podrían ni imaginar, lo fácil que lo iba a hacer la Tierra.

Quien piense que lo ocurre en la tribu más recóndita… “de los más profundo del África” (por poner un ejemplo) no iba a tener repercusión en cualquier parte de nuestra hiperconectado Sociedad, estaba muy equivocado/a.

Pero la pregunta más interesante que resulta de todo esto es: ¿aprenderemos algo?